website
¿Hiperestrogenismo? El gran problema masculino con los estrógenos

¿Hiperestrogenismo? El gran problema masculino con los estrógenos

¿Qué son los estrógenos?

Los estrógenos son hormonas sexuales características de las mujeres. Estas hormonas vienen derivadas del colesterol, por lo que se les denomina hormonas esteroideas.

Entre sus funciones más destacadas se encuentran el desarrollo de los órganos sexuales femeninos, la aparición de los carácteres sexuales secundarios y la regulación del ciclo menstrual, pero… ¿Qué funciones tienen en los hombres?

 

¿Son importantes los estrógenos en los hombres?

En el cuerpo masculino los estrógenos son imprescindibles para controlar los niveles del peso corporal, para el funcionamiento adecuado de la tiroides y para la función reproductiva masculina. Sin embargo, aunque los estrógenos sean imprescindibles para que el cuerpo masculino se mantenga sano, es importante saber que los niveles de estas hormonas deben de ser bajos (entre 25 y 50 pg/ml). 

De lo contrario, estaríamos hablando de un problema de salud de hiperestrogenismo que conlleva a que el hombre desarrolle las condiciones sexuales femeninas (así como un cambio en el tono de la voz, el aumento del pecho -ginecomastia masculina- o la pérdida del vello corporal, entre otras muchas cosas). Además de las condiciones sexuales femeninas, un nivel excesivo de estrógenos en los hombres puede traer consigo una pérdida de líbido, disfunción eréctil y alteraciones emocionales como el cansancio o la depresión, entre otras.

 

¿Hiperestrogenismo?

Cuando una persona -ya sea hombre o mujer- sufre de hiperestrogenismo, en realidad se está hablando de un aumento de los niveles de estrógenos en el organismo. Este problema de salud puede deberse a diferentes causas.

 

En los hombres, además, debes saber que el tipo de estrógeno que más suele aumentar sus niveles es el estradiol, ya que se sintetiza a partir de la testosterona (hormona sexual masculina). Por eso, para saber si un hombre está sufriendo hiperestrogenismo, el estradiol es la hormona que suele medirse más habitualmente.

 

Causas:

En cuanto a las causas, existen muchos factores que pueden hacer que un hombre sufra este problema. Sin embargo, hay un listado de ellos que suelen ser bastante comunes:

 

Obesidad: aumentan los adipocitos que producen aromatasa (la enzima encargada de transformar la testosterona en estradiol). Si además de sobrepeso el hombre tiene baja masa muscular, este aumento de aromatasa es aún más elevado de lo habitual.

Mal funcionamiento del hígado

Consumo excesivo de alcohol: el alcohol puede desequilibrar los niveles de testosterona y estrógenos de las personas, sobre todo de los hombres. Esto lo hace acelerando la conversión normal de testosterona en estrógenos, mediante la enzima androstenediona.

Déficit de zinc: el zinc no solo equilibra la producción de la testosterona, sino también de otras hormonas entre las que se encuentran los estrógenos. Por lo tanto, una falta de zinc puede suponer un nivel elevado de estrógenos que puede derivar en hiperestrogenismo.

 

Tratamiento:

Por ello, si tienes un nivel de estrógenos elevado, es importante que le pongas solución al problema antes de que los síntomas se vuelvan molestos o incluso se agraven. Si tu problema de hiperestrogenismo es leve, es probable que con tratamientos naturales o con otro tipo de hábitos de vida puedas terminar con el problema de salud. Entre ellos podemos destacar los siguientes:

  • Evitar la exposición a los xenoestrógenos: los xenoestrógenos son compuestos químicos que pueden interferir con las funciones del sistema endocrino humano. Por ello, es importante evitar los parabenos, el BPA o los herbicidas, entre muchos otros.
  • Llevar una vida tranquila: es importante evitar las situaciones de estrés.
  • Controlar la alimentación: intenta evitar la carne y los lácteos o derivados provenientes de animales criados con hormonas. Además, ten en cuenta que el alcohol y el café suelen aumentar la producción de estrógenos en el cuerpo humano. Por otro lado, hay alimentos que suelen ayudar a controlar la aromatasa. Entre los más conocidos están el regaliz, los champiñones, el sésamo, la canela, el té verde, los espárragos, las avellanas, los pistachos, el perejil o las frutas del bosque, por ejemplo.


  •  
 
  • Inhibidores de aromatasa: últimamente los médicos han empezado a prescribir en muchos casos este tipo de fármacos para que la testosterona no se convierta en estrógenos de manera repentina.


  •  
Aunque a veces parezca difícil encontrarle una explicación a los problemas de salud que puedes llegar a sufrir, todo en esta vida tiene una explicación y, lo más importante, una solución.

0 comentarios 0

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados